No solo de copyright vive el software: la victoria de Google sobre Oracle es un triunfo para los desarrolladores.